Zollner realiza en Comillas una autocrítica sobre cómo la Iglesia ha afrontado los abusos.

Encuentro Red Ignaciana 2019
7 marzo, 2019
Concierto Solidario en la Sala Galileo
13 marzo, 2019
El miércoles de Ceniza de inicio de Cuaresma el jesuita Hans Zollner, miembro de la Comisión Pontificia de protección de menores, explicó en una conferencia su visión de la cuestión de “La Iglesia católica y la protección de menores”. Invitado por la universidad Pontificia Comillas interpeló a los asistentes, nada más comenzar su intervención, a tomar conciencia de lo que piensan y sienten cuando oyen hablar de “abuso sexual en la Iglesia Católica”, porque considera que este ejercicio sigue siendo muy necesario para los miembros de la Iglesia, que hacemos muchas declaraciones de dolor y de perdón pero no lo vivimos.
Sus primeras palabras fueron por supuesto para las víctimas. Y las demás condensaron una gran autocrítica a la manera de cómo la Iglesia ha afrontado este tema y sigue afrontándolo en algunos países. En una contundente y directa intervencón habló de los abusos en la iglesia de forma genérica y concretó el estado actual. También reivindicó una mayor necesidad de la formación y la prevención; explicó el trabajo del Centro para la protección del niño de la Universidad Gregoriana en el que trabaja y por último motivó a los presentes
Aportó algunas cifras genéricas del problema de los abusos a menores en la sociedad y en la Iglesia que ayudaron a dimensionar la cuestión. Avisó de que es un problema que ha venido para quedarse y que afectará a todas las diócesis, a pesar de que algunas piensen que no les va a afectar. Considera Zollner que todos los creyentes tenemos algo que aportar y hacer en este tema para proteger y ayudar a las víctimas. Y fue crítico con la manera disgregada en que las distintas instituciones eclesiales están afrontando este problema.
Repasó la historia de las crisis de abusos grandes de las diferentes diócesis en la Iglesia, alcanzando, según su punto de vista, el punto álgido en 2018. También abordó las conclusiones del encuentro sobre esta cuestión mantenido en Roma los pasados 21-24 de febrero. Desmontó algunas de las reacciones clásicas y equívocas habituales de creyentes ante los abusos y animó a los muchos asistentes a trabajar conjuntamente para proteger a los menores en el seno de la Iglesia.
X