Pueblos Unidos: raíces y alas

Diego de Pantoja: un jesuita en la Ciudad Perdida
18 octubre, 2018
La causa de Emilio Martínez y 39 compañeros, enviada a Roma
23 octubre, 2018

El sábado 20 de octubre ha tenido lugar la Asamblea Anual de Pueblos Unidos. El evento, que se ha celebrado en Casa San Ignacio, ha congregado a los voluntarios y trabajadores de la ONG en un encuentro para conocer mejor la organización y las personas que la forman.

Iván Lendrino, director de Pueblos Unidos, ha abierto la asamblea haciendo un repaso de los numerosos proyectos que funcionan en el campo de la acogida de los migrantes. Para explicar todo el trabajo que hace la ONG, ha utilizado el famoso aforismo “raíces y alas”, de Juan Ramón Jiménez. “Las raíces son las personas que forman parte de Pueblos Unidos, los voluntarios, trabajadores, las personas acogidas y acompañadas…; las alas, los proyectos que tenemos en marcha”, ha enfatizado.
Los datos de Pueblos Unidos en el año 2017 son, grosso modo: 150 voluntarios, cerca de 4.000 personas acogidas con distintos niveles de acompañamiento, 2.600 atenciones en la bolsa de empleo, 480 personas acompañadas en atención laboral, 700 personas acogidas jurídicamente, 280 personas visitadas en Centros de Internamiento de Extranjeros, en 700 visita y más de 50 acciones de defensas jurídicas a los internos…
 

Raíces y alas. Pero que las alas arraiguen y las raíces vuelen.

Juan Ramón Jiménez

Además, Pueblos Unidos, acoge a 150 personas al año en los distintos programas de acogida residencial, tales como el Programa Vivienda, para familias vulnerables, Programa Hospitalidad, que pone en relación a la sociedad civil con la realidad de los refugiados o el Programa Baobab, que tras 10 años de trabajo, ya ha ayudado a más de 400 jóvenes subsaharianos a integrarse en nuestra sociedad
12%"multitarea", 56 años de media, 21% religiosos, 62% mujeres… estos son algunos de los datos de los voluntarios que participan activamente de la ONG. De los 150 registrados, 130 participan de manera periódica semanal, otro dato que muestra el alto grado de implicación de las personas que apoyan Pueblos Unidos.
Seve Lázaro, coordinador del Núcleo Ventilla de la PAL Madrid, ha explicado a los presentes las transformaciones que el núcleo está realizando. Explicó las nuevas presencias de la Compañía de Jesús en el barrio, la restructuración de las comunidades y la asunción de la Parroquia San Ignacio en el vecino barrio de Tetuán y que formará parte, junto a San Francisco Javier y San Luis Gonzaga, de Ventilla, la Unidad Parroquial Padre Rubio. Durante su intervención, también incluyó a Pueblos Unidos en el proyecto Jesuitas Social Ventilla, que aglutina a todas las organizaciones sociales de la Compañía en este ya tradicional barrio jesuítico de Madrid.
La Asamblea concluyó con una eucaristía en la propia sala Rutilio Grande de la Casa San Ignacio.
Si quieres conocer más sobre Pueblos Unidos, pincha en este enlace
X