El sentido de la cruz y del fracaso: en su vida y en la nuestra

Jornada de estudio en Comillas
9 marzo, 2018
La Cuaresma pasa por la Ventilla con música y silencio
16 marzo, 2018
El pasado miércoles 7 de marzo tuvo lugar en la Parroquia San Francisco Javier y San Luis Gonzaga del barrio de Ventilla la Conferencia Cuaresmal que lleva por título "El sentido de la Cruz y del fracaso: en su vida y en la nuestra. La conferencia la impartió Miguel García Baró, filósofo y humanista. Aquí unas breves notas de la misma:
No podemos revivir en nosotros la cruz que experimento Cristo. La cruz es un sitio de sufrimiento y éste no da sentido al cristiano por lo que no debe de ser buscado. Es posible que tengamos que vivir nuestras cruces pero no buscar el sufrimiento.
Lo que caracteriza la vida del cristiano es la esperanza. Una esperanza absoluta tan grande que es posible que las lágrimas del presente ya estén consoladas. Dios es la eternidad del amor y este amor absoluto es la base de la vida.
El ser humano no viene a realizar una misión específica para la que seguramente pudiéramos fracasar. La vida es un milagro que muestra aunque sea brevemente ese amor absoluto. No sabemos en qué consiste ese amor absoluto. Descubrir el amor da sentido a nuestras vidas. Para descubrir el amor uno se olvida de sí mismo y busca el bien de otro. Pero también hay que desprenderse del egoísmo de hacer cosas buenas por mi interés. Por ello, es necesario aprender a pedir perdón por querer conseguir ese amor con aquello que hago de forma egoísta. Hay que desprenderse de nuestras buenas intenciones porque podemos fracasar en nuestras obras.
La vida del hombre tiene sentido en hacer brillar aunque sea brevemente el amor absoluto. Es en el perdón a los otros donde encontramos una señal de ese amor absoluto. A veces nos puede parecer más fácil amar a Dios que no vemos que a los otros que vemos con todos sus defectos. Amar requiere el vaciamiento de todos nuestros egoísmos. El amor es fomentar la esperanza en el otro. Lo importante no es lo que damos sino como lo damos, le damos un futuro de esperanza sin tener en cuenta su pasado.
El cristiano no debe de buscar la cruz y el sufrimiento. La muerte como una nada no tiene sentido. Es algo que no podemos imaginar por lo que es una aventura desconocida para el hombre. Solo la podemos ver desde la esperanza.
Busquemos el sentido del vida es ese amor absoluto, buscando ser felices y hacer felices a los demás desde el perdón y la esperanza.
X